english
deutsch
català
Agenda
Buscar en ccandratx.com
News




Instagram
Ver el perfil de CCA Andratx en LinkedIn
26.09.15 - 30.06.16

El CCA Andratx se complace en presentar la primera exposición individual del artista alemán Johannes Schramm (1965) en el CCA.

La exposición titulada Still Water, en la Kunsthalle II, despliega una gran variedad de hermosos bodegones acuáticos. Schramm fue nadador, por lo que revela una fuerte fascinación por el agua, convirtiéndose en un objeto importante a la vez que persistente en sus pinturas.

En Still Water se presentan las últimas obras de Schramm, que muestran tanto paisajes de interior como exterior, con el objetivo de representar el agua en una amplia variedad de situaciones. Asimismo, las obras que componen la exposición pueden dividirse en tres series temáticas: la Serie de las Piscinas, la Serie de las Boyas y la Serie de los Nenúfares.

En la “Serie de las Piscinas” las rígidas baldosas, escaleras y geometrías estrictas, así como los alrededores de las piscinas, se disuelven a través del agua. De repente, todas las formas fijas y las estructuras se distorsionan y se transforman en hermosos diseños abstractos, casi milagrosos. Uno siente una quietud inmediata y tranquilidad al mirar estas obras; aunque bajo la superficie haya una fuerza dinámica en juego.

La "Serie de las Boyas" nos traslada a aguas abiertas y nuestra mirada es, al igual que las boyas, fija e inmóvil. Las boyas sólo revelan una pequeña parte de su forma, sin embargo, los reflejos en el agua hacen aparecer su forma completa.

La adición más reciente a la línea de trabajo de Schramm son las pinturas de la "Serie de los Nenúfares". Éstas se encuentran en un entorno completamente natural, sin elementos o vestigios de la vida real. Sólo objetos naturales, tales como árboles, los lirios y el sol se reflejan en el agua, sin poder llegar a diferenciar el agua de la tierra. En las obras de Schramm la frontera entre lo líquido y lo sólido, el agua y la tierra, se fusiona creando así una imagen inmaterial y siempre cambiante de la realidad.

A pesar de la sensación algo caleidoscópica, las obras conducen al espectador a un estado de cómoda tranquilidad meditativa, donde el tiempo y el lugar dejarán temporalmente de existir. Un estado que, según Schramm, puede parecerse al que siente un nadador en su mejor momento.

En el universo de Schramm, el agua es el elemento mágico y del que a través de sus experiencias personales, es capaz de convertir estos sentimientos y emociones en pinturas impresionantes que nos permiten entrar en un universo fantástico y apocalíptico.

Diseño web - MONOK Aviso legal
Valid XHTML 1.0 Transitional Valid CSS